martes, 14 de diciembre de 2010

Y dejo correr mis tuercas...


Recuerdo que al llegar ni me miraste, fui solo una más de cientos y, sin embargo, fueron tuyos los primeros voleteos.
¿Cómo no pude darme cuenta de que hay ascensores prohibidos, que hay pecados compartidos, y que tú estabas tan cerca?

Me disfrazo de ti. Te disfrazas de mí. Y jugamos a ser humanos en esta habitación gris...

1 Gritos al vacío :

Onelove dijo...

:) Gracias por pasarte, opino lo que tu.
Muy buena pelicula, y poco principe azul jaja!
Un saludo!

Publicar un comentario

lugares donde gritar.