jueves, 1 de marzo de 2012

No me faltes nunca.

La pared de enfrente puede ser tu mejor aliada. Siempre va a hacerte compañía, va a escucharte y jamás te juzgará. Le puedes dar los mejores besos; y la espalda cuantas veces quieras, va a perdonarte.
¿Qué se supone que tengo que envidiar?

4 Gritos al vacío :

Mery dijo...

Ciertamente cierto, pero nada es igualable al cariño de esa personita..

Anairo Draculesti dijo...

La pared de enfrente...nunca había pensado en ella.

Besos de neón.

Ginza dijo...

Aveces nos refugiamos en lo que se puede, aunque solo sean objetos inanimados...

Hermoso blog!

espero verte por el mio :) soy nueva

Garabateando Corazones

Marie dijo...

La verdad es que nunca había pensado en la pared de enfrente. Pero es cierto, siempre me escucha y nunca se queja.

Publicar un comentario

lugares donde gritar.