domingo, 23 de octubre de 2011

One day, will this be over?

Revolución es lo extraño, lo inútil y lo acabado. Es todo aquello que puede alzarse sin ser llamado: como tú, como yo, como el fuego. O como la bipolaridad del momento.
La magia también es revolución, incluso la crueldad de querernos lo es. Porque es cruel por nuestra parte hacerlo sabiendo que el amor no tiene solución, que los momentos felices tan solo son un momento de lo falso y que la tristeza siempre ataca por algún ángulo.


Revolución es belleza, y la belleza es levantarte un domingo de octubre sin nada por lo que vivir. Sin nada por lo que una pueda luchar, ni siquiera . Y mucho menos nosotros. Porque yo, al estar acabada, soy revolución. Y tú, estando completo, no eres más que conformismo.


Pero no te culpo, cada cual con sus guerras, yo ya tengo la mía. La mía no son solo los domingos, no descanso ni los fines de semana. Aparece los días de diario, las tardes solitarias, los comienzos por segunda vez. Aparece en los instantes de esperanza y en los de recaída, y permanece. Permanece porque sabe que no cuento con nada mejor, y que, al fin y al cabo, tan solo la tengo a ella y un ave. Un ave mensajero de guerras que no puede volar más allá de la cama, destinada a, metafóricamente, vivir con las alas cortadas. Después de todo no se está tan mal cuando afuera hace frío, únicamente en momentos así, se le puede llamar hogar.




Soy revolución, porque revolución es lo extraño, inútil y acabado. Y, siendo francos, esas tres palabras me describen. Pero revolución también es belleza, y por qué no decirlo, esto es bello. Lo es. Esto es belleza, esto es revolución.

1 Gritos al vacío :

Señorita Demakrada dijo...

Me gusta la forma de describir la palabra "REVOLUCIÓN", la has convertido en un sentimiento tan fuerte o más ke la propia "BELLEZA", puede ke no comparta tu forma de verlo en todos los aspectos, pero ahí esta la realidad de lo abstracto. Te sigo, pásate por mi blog, cuando kieras! :D

Publicar un comentario

lugares donde gritar.